TRÁNSITO PLANETARIO

Sol en Piscis

El último signo del zodiaco es de elemento Agua, regido por Júpiter y Neptuno. Este signo agrupa a todas las energías del zodiaco para desvanecerlas, disolverlas y volverlas una sola. Piscis representa lo inmanifiesto, el vacío, la nada de donde todo nació. La vida alterna entre ciclos de nacimiento y muerte, por lo tanto y llegado su momento, lo inmanifiesto volverá a parir una unidad representada por Aries y así, el zodiaco volverá a comenzar para continuar con el espiral de la evolución.

Debido a lo mutable y al elemento Agua, su energía se manifestará en constante cambio y fluctuación. Como también se relacionará con lo oculto, místico e incluso con el silencio. A un nativo de este signo le costará expresarse en palabras ya que su acuoso mundo emocional le genera problemas para entenderse a sí mismo. Usará otros medios de comunicación tales como el afecto, la intuición, el psiquismo y el arte en todas sus manifestaciones. Esto último, el arte, es una gran expresión de Piscis ya que sus nativos desbordan en creatividad e imaginación.

Es un signo doble o bicorpóreo. Esta característica se deduce por los dos peces que lo representan. Ambos nadan en direcciones contrarias simbolizando las propias contradicciones con las que viven. Son algo indecisos y muy temerosos, un pisciano puede imaginar un problema y lamentarse del mismo antes de que este acontezca en la visa real. Pueden identificarse fácilmente con el sufrimiento ajeno pues ellos mismos sienten que sufren mucho. Aquí resalta la compasión, la caridad,  la misericordia, la entrega sin límites y la capacidad de sacrificarse por otros. Recordemos que uno de los avatares más importantes de la Era de Piscis fue Jesucristo.

La intuición del signo es poderosa. Al ser el último del zodiaco y de elemento Agua, tiende a percibir cualquier energía del medio ambiente. Piscis es una esponja psíquica que absorbe la información. Esta permeabilidad le permite sentir las energías de otras personas con mucha facilidad. La mayoría de ellos tienen atracción por el mundo de lo oculto. El arquetipo es la del chamán, el médico de la antigüedad, aquel que se elevaba hasta los cielos y conversaba con los dioses. Luego utilizaba determinadas plantas, oraciones e imposiciones de manos dictada por seres de otros mundos y así sanaba a los enfermos. Piscis es también el doctor, el sanador y el enfermero. Muchas personas de este signo tienden a cuidar a los desvalidos y los acompañan hasta en sus últimos momentos.

Es un signo muy introspectivo, tiende al retiro y al silencio. La mayoría de personas no sabrán todos los secretos de su vida, Piscis guarda la información, la esconde. Su energía está asociada a los secretos. Plástico por naturaleza, puede tener muchas variables en su personalidad. Pasa de un comportamiento divertido a otro serio y luego a uno totalmente aislado. Sus caras pueden ser múltiples pero su esencia es una sola, una profunda y llena de emociones. Le cuesta decir que no, la mayoría de los piscianos harán cosas hasta en contra de su voluntad por complacer a las personas que aman.

La regencia de Júpiter les brinda un toque de “suerte” que ellos mismos no perciben por su tendencia a la nostalgia y a la victimización. Pueden llegar a tener éxito en temas financieros como laborales siempre y cuando superen algunos patrones de inseguridad. Los peces que representan al signo hablan de los dos caminos que puede tomar el nativo. Por un lado, el pez que nada a la derecha representa al Piscis evolucionado que se ha espiritualizado, este representante ayudará al mundo y tendrá un entendimiento del universo que ningún otro logrará percibir. El pez que nada a la izquierda será el Piscis que se abandona por la mala asimilación de las pruebas. Será aquel que se entrega a las amistades, los vicios, la bebida y las drogas. Piscis es el último signo, el más cercano a la esencia de nuestro creador y sus dominios son los del mundo espiritual y la compasión por los demás.

 

Top