ARTÍCULOS

La Luna

En astrología la Luna, es la madre de todo, la que tiene que ver con nuestro origen y nacimiento, la que modula e intensifica nuestras emociones, la que representa nuestro hogar y por supuesto nuestra madre en sí.

Este pequeño asteroide del planeta Tierra que se muestra en faces, tiene una enorme actuación en nuestras vidas, como en la vida de nuestro mundo, influyendo incluso en el curso de las mareas. El origen de su culto se remonta al inicio de la humanidad, se estima que a más de 70,000 años de antigüedad.

Al tener estrecha relación con las emociones humanas, estará ligada al inconsciente, a los cambios y fluctuaciones que esta experimente. Estos cambios y emociones son en sí generados por nuestra experiencia de vida. Es por eso que la Luna también representa a las vidas anteriores. Ella nos habla del pasado, nos vincula con los recuerdos y la nostalgia. Al ubicarla en la carta astral de cada persona, es decir, su posición en el momento del nacimiento, podremos determinar la forma como expresamos nuestras emociones, la relación con nuestra madre, como los recuerdos que siempre aparecerán en nuestras vidas.

Es importante destacar que esas reacciones emocionales frente a la vida, también se relacionan al colectivo inconsciente, es decir al público. Publico que responde a emociones y experiencias del pasado de manera general. La Luna también representara a este grupo de personas.

Para muchos místicos, las fases de la Luna son determinantes en la ejecución de sus rituales. Algunos consideran a la Luna nueva, como una fase de cuidado por la ausencia de luz, sin embargo, es muy utilizada para emprender actividades nuevas, como una rutina de ejercicios. La luna creciente es utilizada para rituales de prosperidad y todo lo relacionado con el crecimiento de algo que deseemos. La Luna llena es la más indicada para rituales de amor, favorece la reunión de grandes cantidades de personas y no es aconsejable para programar una cirugía. Por último, la Luna menguante es muy oportuna para desprenderse de todo lo negativo, incluyendo los vicios y cosas que en el hogar que propicien la mala energía.

La Luna se mueve rápidamente, como rápidos son los cambios emocionales del ser humano, varían en sus formas, pero sus fluctuaciones son universales. Sus misterios, como sus facetas están ligados al misterio propio de los sentimientos y emociones, a la búsqueda constante del significado de nuestras experiencias. Saber interpretar la ubicación de la Luna en nuestro mapa astral, nos acercara a esa comprensión de lo que todos mantenemos oculto.

 

 

 

Top